Actuar relajada y cuidadosamente. El corazón de las enseñanzas dzogchen. UK, 2010

Wild Heart Gathering, East Sussex, UK, September 2010

James Low

Download PDF  Traducido al español por Jordi Melé

Download Audio
Extractos:
imagesNo somos el contenido de nuestra mente y sin embargo somos inseparables del contenido de nuestra mente. El contenido de nuestra mente es experiencia; no es auto-definición; no es esencia. Por consiguiente, si pasas por un mal momento, este mal momento no define quién eres.  Si te vuelves un poco loco por un tiempo o te sientes colapsado o despreciable y la vida pierde su sentido, si te puedes relajar y estar con ello,  entonces eso pasa…
…Es muy importante no sentirse demasiado responsable. El peor castigo que puedes recibir en la vida es sentir  “todo depende de mí”. Ese es un lugar muy triste y solitario. En realidad, nuestra vida se pone de manifiesto a través de estar con los demás. Nuestra vida viene a nosotros; nos es dada cuando hacemos el gesto de darle la bienvenida. Y a veces eso es alegre y a veces es triste pero es una revelación; no es una  cosa a la que te puedas agarrar. Este es realmente el corazón fundamental de las enseñanzas dzogchen; que no hay cosas, solo hay momentos de experiencia inasible surgiendo en el campo abierto de la presencia consciente. Y cuanto más vemos  que estamos integrados en espaciosidad abierta más los momentos están bien tal como son.
… Abrir y ver lo que hay aquí es la forma purista de la fenomenología. Es permitir al mundo ser tal como es y permitirnos a nosotros mismos ser tal como somos. Se podría decir que esa es la base de una profunda no violencia. Aunque el deseo de desarrollarnos a nosotros mismos e incrementar nuestras buenas cualidades parece ser una hermosa intención, es en realidad un oscurecimiento limitador.  Cada vez que tenemos una idea de quién deberíamos ser y tratamos de convertirnos en esa idea , lo que realmente estamos haciendo es violentarnos  en contra de como somos ahora. Decimos: “No soy suficientemente bueno. Debería ser diferente de como soy. Estaría mejor si fuera otra persona.” Por lo tanto, nuestra esperanza de mejora empieza con un acto de auto-ataque, tratando de transformarnos a nosotros mismos sin ni tan siquiera ver la naturaleza del que queremos transformar. La hostilidad de esta actitud refuerza nuestra estructura dualista: “Estoy tomando una posición en contra de mi mismo con el fin de crearme de nuevo  de modo que pueda obtener mayor aprobación de los demás y de mí mismo.” Somos como un ratoncito en una jaula dando vueltas y más vueltas en una rueda de ejercicio. No hay final para el desarrollo, puesto que siempre hay nuevas ideas acerca de quién deberíamos ser. Por tanto, el punto clave es relajar y abrir y estar presente con uno mismo tal como uno es.
… Aquí estamos, vivos – así que simplemente atended a esta presencia inmediata de  conciencia que es nuestro fundamento  abierto , la base de todas nuestras experiencias siempre presente. Simplemente sed conscientes, estad presentes en, con y como el flujo de experiencia. Observad cómo el movimiento, un gesto en el espacio y el tiempo es una expresión o revelación de la presencia inasible.  Nuestro potencial abierto muestra muchas formas, como yo y otro, sin embargo ninguna apariencia define quiénes somos.