Budismo y Psicoterapia:una cuestión de atención. Berlin, 1998

James Low

Berlín, Alemania
7 y 8 noviembre 1998
Traducido por Isabel Vidarte

Extracts

En mi experiencia como terapeuta, uno de los campos donde la práctica de la meditación puede ser útil es en la separación del sujeto consciente de la experiencia, del flujo de la experiencia. Es como sentarse en la orilla de un río observando su movimiento sin zambullirse en él.
Trato de mirar esta cuestión de la atención según se practica en la meditación budista y según su relevancia en psicoterapia.

Para poder avanzar en la asistencia a otros, necesitamos desarrollar una comprensión de la vacuidad, y creo que es lo que tomo del budismo a través de determinadas prácticas. El gesto de estar dispuesto a ser utilizado por el paciente cuando sea necesario, a que te idealice cuando sea útil o te convierta en escobilla cuando también lo necesite, todas esas posiciones son precisas de vez en cuando.

***

De la misma manera que las meditaciones tántricas vuelven a la vacuidad, trabajar como terapeuta, con buenas y malas sesiones, idealizado, degradado, todo ello vuelve a la vacuidad. No hay nada que decir salvo: “He tenido un día ocupado”.

***

Por eso hacemos esta meditación simple con los ojos abiertos y sin duda con el corazón abierto… sin crear bloqueos entre nosotros y el mundo pero con una atención calmada, clara, enfocada en el espacio, en el que encontramos nuestra existencia.